Miss Prosperity en Comunicación Siglo XXi

En la página de Comunicación Siglo XXi, aparecía publicado el pasado junio un texto de Miss Prosperity. En él invitaba a convertirnos en el cambio que queremos ver en el mundo.

Podemos comenzar siendo la mujer de nuestras vidas, y con ayuda de Miss Prosperity, convertirnos en nuestras propias aliadas: esa voz amiga que contribuye a sentirte bien contigo misma y a acompañarte cuando soplan vientos poco favorables.

El texto decía así:

Estoy segura de que conoces a alguna mujer que de forma sistemática se compare con otra, que no se sienta suficiente o que por uno u otro motivo no se valore a sí misma (a pesar de que tu puedas ver en ella toda la magnitud de cosas buenas que tiene para celebrarse cada día).

Esa mujer quizás, podría ser tu madre, tu hermana, tu amiga, quizás tu hija, o… qué se yo, tal vez tú misma. ¿Sabes ya quién es?

Pues te voy a pedir que pienses en ella cuando se siente así…

¿Qué te gustaría decirle? ¿Algo bonito? ¿o puede que algo alegre? Algo como por ejemplo “Te quiero”, “eres única”, “eres valentía”, “eres fortaleza”, “amor, amistad, sabiduría…” Es qué no te das cuenta de que “¡Lo molas todo!”

Estoy convencida de que te gustaría poder subirle el ánimo y que ella misma fuera capaz de decirse estas cosas a sí misma, de forma tan natural como se dice esas otras que la destruyen.

A mi también me gustaría. Y también a Miss Prosperity. ¿La conoces?

Miss Prosperity es una mujer especial como cualquiera, como puedas ser tú o pueda ser yo. Ha hecho de su vulnerabilidad su fortaleza y se ha declarado “la mujer de su vida”, siendo ella misma el cambio que desea ver en el mundo.

Por eso, Miss Prosperity quiere ayudar a las mujeres, con su propio ejemplo. Viene a traernos la semilla del amor verdadero, ese que empieza por una misma. Desea que las mujeres se reconozcan poderosas, válidas, capaces… y lo hace a través del arte, con ilustraciones y mensajes inspiradores que ayudan a las mujeres a transformar sus vidas.

Miss Prosperity es esa voz amiga, esa que te habla tan de cerca que se te cuela dentro y comienza a parecerte tu propia voz.

Esa que te dice palabras de aliento cuando más falta te haces. Esa amiga que te sostiene en los momentos difíciles y hace que interiorices lo mucho que vales y lo que importa que estés bien y viva. Esa te ayuda a reconciliarte con el amor por tí y contigo misma y que hace que la vida se tiña de chispeantes colores. Esa amiga que te ayuda a comprender que sólo puedes ayudar a los otros y cambiar el mundo cuidando en primer lugar de tí misma.

Por eso, si no la conoces, te invito a que lo hagas. Y te deseo que tú también te conviertas en el cambio que quisieras ver en el mundo y que seas “la mujer de tu vida”

By | 2017-10-27T18:09:36+00:00 Octubre 29th, 2017|Viajando me encuentro|0 Comments

Leave A Comment