Pintura Fusión: con Voz Propia

Pintura Fusión: Con Voz Propia.

Hace ya casi 8 meses que tuvo lugar la exposición ‘Pintura Fusión: Con voz propia’. Fue un 6 de abril cuando nos reunimos para inaugurarla. Maria Luisa de Miguel y Mercedes de Soignie nos regalaban sus palabras para describir el encuentro.

La muestra, que recogía una selección de obra reciente, fruto del trabajo de los primeros meses del año 2017 en el taller del artista Nacho Suárez, constaba de 12 obras realizadas a partir de interpretaciones de la obra de Gustav Klimt y Egon Schiele y la música de Love of Lesbian, Leiva e Izal, generando a partir de ellas un discurso plástico y literario propio.

Un claro posicionamiento feminista, en el que el objeto antes mirado, pasa a ser sujeto reivindicando el derecho a re-escribir la historia y contar, con voz propia, donde antes fuimos narradas.

La obra que abría la muestra, contaba con texto íntegramente escrito por mí. Y decía así:

<< me mató
por querer 
SER LIBRE.
No me compadezcas
No soy una víctima.
Soy un ser humano,
una persona,
un animal,
un SER VIVO.
Soy Libre.
Tengo derechos, igual que TÚ.

DESAPARECER en SILENCIO…

Llevan años quemándome en HOGUERAS,
apagando mi fuego interno y quemándome,
matándome por fuera. Llevan años, siglos,
callando mi boca, silenciando mis palabras, 
mis deseos. Anulándome. Matándome
en vida. Me matan porque soy libre, porque
soy sabia, porque me quiero. Envidian mis
alas, mi libertad, mis ganas de volar y
recorrer el mundo. ¿No se dan cuenta de 
que ellos también tienen las suyas? NO me
matan por débil. Me matan porque tienen miedo
de mi fortaleza, de mi poder. ¿Quien os
va a parir, decidme, si me hacéis desaparecer?>>

 

ES IMPORTANTE.

No fue fácil para mí mostrar esta imagen tan íntima y rotunda. ¡Claro que me cuestioné el ‘qué dirán’!. Pero era indispensable que apareciera, y que presidiera la muestra, ya que todo el discurso de la exposición se articulaba en torno al mensaje que ese cuadro quería transmitir.

Es importante: mirar, escuchar y hablar. Supongo qeu yo, al igual que tú, quiero dejar de verme obligada sentirme víctima en una sociedad que oprime a las mujeres. Y no tener que elegir entre la dicotomía de ser víctima o verdugo. Dejar de tener que interpretar un papel de sujeto débil como recurso defensivo para evitar que me ataquen. 

Como mujer estereotipo de una sociedad patriarcal, ya estoy cansada de hacerme cada vez más y más pequeña, encogiéndome hasta desintegrarme para poder entrar en el ínfimo espacio que alguien ha determinado que me correspondía…

 

 

Quiero ser y soy libre, para actuar con responsabilidad y con respeto, fiel tan solo a mis valores, a mí misma. Quiero vivir en un mundo en el que las personas se atrevan a brillar con luz propia e iluminar el camino que transitan.

Poder sonreír, gozar, follar, disfrutar, saberme poderosa, atrevida, valiente, capaz, sin tener que avergonzarme o justificarme por ello.

Porque, pese a quien pese, ‘el miedo al fin cedió’ y ha llegado el momento de bailar como lobas en el bosque y gritar a los cuatro vientos que ¡somos libres y nos queremos vivas! (y si cabe, felices)

 

 

 

 

By | 2017-11-18T16:32:40+00:00 Noviembre 18th, 2017|Una cita con Miss Prosperity|0 Comments

Leave A Comment