¿Te amo porque me amo? o ¿Te amo para qué me ames?

Querida amiga:

Esta mañana me desperté de repente, completamente despejada (algo inusual en los últimos días) y con una pregunta muy clara que me asediaba ¿qué es lo que yo quiero aportar a mis relaciones familiares, de amistad, de pareja…? ¿quién quiero ser? ¿de qué manera puedo sumar en la vida de otra persona?

Al conectar con esa pregunta, pude sentir muy hondo, en mis entrañas, la importancia que tiene estar bien conmigo, amarme, antes de acercarme a cualquier persona.

Y me levanté de un salto, antes de mirar el reloj, anhelando que fuera lo suficientemente temprano para disfrutar del día. Creo que esa conexión con las ganas de vivir es otra forma de sentir amor. Amor por la vida.

La primavera empieza a despuntar y fuera hacía un sol radiante. Así que me senté en la escalera de casa, sintiendo los rayos de sol en mi piel. Hacía calor. Café, aire libre, sol, cuaderno de dibujo y conferencia: me siento plena. Me doy cuenta de lo afortunada que soy, y de la felicidad tan grande que siento con aparentemente tan poco.

Bajo el sol de invierno, me pongo a tomar café y a recortar, pintar y pegar, escuchando la conferencia de Neus, “La energía sexual para vivir en abundancia”, dentro de la cumbre internacional “Sexualidad, Sabiduría y Poder”, organizada y facilitada por Fernanda Palma, en la que las diferentes conferenciantes que participan nos hablan de tomar el propio poder a través de la conexión con nuestro cuerpo y nuestra sexualidad.

Y casi al final de la conferencia Neus concluye: <<Te amo porque me amo, ese es el amor que mueve el mundo, esa es la conexión que tenemos. Cuando yo logre amarte a tí porque yo me amo y no “amarte” para que tú me ames, ahí hay una gran diferencia. Porque si yo te amo a tí, para que tú me ames, realmente no te estoy amando: te estoy necesitando, te estoy exigiendo, no tiene nada que ver con el amor eso. Pero cuando yo me centro en mí, y pongo esa energía en mí, y empiezo a amarme de verdad, que pasa por la imagen que veo en el espejo, a todos los pensamientos que tengo, a todas las emociones que genero, amar todo lo que soy tal cual soy, amar incluso las veces que no me amo.. Cuando yo logre amarme a mí, y amarte a tí, porque yo me amo, como consecuencia de amarme yo… eso es una pasada…>>

WOOW! EUREKA!

¿Te amo porque me amo? o ¿Te amo porque quiero que me ames?

Siento una total conexión con esa reflexión, que conecta con las preguntas que me hacía a primera hora de la mañana. Me doy cuenta de la presión que siento en el pecho y como algo dentro de mí se está moviendo: vuelvo a sentir la importancia de tomar mi propio poder, pero no como una emoción o un pensamiento, lo siento en cada célula, en cada poro de mi piel, en lo más interno de mí. Ser mi propia verdad y amarme de forma genuina, para poder amar del mismo modo al mundo.

Para entrenarme en el arte de amar, estoy conectando cada día con los rituales cotidianos: velas e incienso, sentir mi cuerpo, respirar, agradecer… son cosas sencillas, que me hacen conectar con la magia de lo cotidiano y con una sensación de plenitud: sentir lo que siento, ser lo que soy.

Y gracias a esas y otras otras prácticas sencillas, que ya llevo varios días realizando, noto algo más liviano, más chispeante, más luminoso… noto una sensación de soltar, aflojar, acogerme y dirigirme hacia la vida que quiero. Siento aceptación y un amor genuino, que aún no me resulta fácil describir, porque es tan nuevo, que no sé ponerle palabras.

Esa sensación brillante se va materializando en el mundo físico con algunas cosas como la que te quiero contar a continuación…

¡Sí! Estoy dando pasos en este proyecto de vida, y estoy creando la tienda online, con una selección de mi obra Inspiring Art, que muy pronto estará activa. Aún falta incluir y modificar cosas, pero si te apetece, te invito a entrar para que me acompañes en el proceso de lo que estoy creando…

Gracias por estar ahí. Te quiere,

Miss Prosperity

www.dearmissprosperity.com

 

By | 2020-02-10T12:21:45+00:00 Febrero 10th, 2020|Cartas al futuro, La magia de lo cotidiano|0 Comments

Leave A Comment